SUPERFICIES ESPECIALES DE MANEJO DE PRESIÓN

Los dispositivos de alivio de presión son superficies especiales de apoyo, diseñadas específicamente para el manejo de la presión en pacientes que presentan úlceras por presión (UPP) o bien presentan riesgo de padecerlas.

Nos referiremos a superficies especiales de apoyo, como aquellas superficies que han sido diseñadas específicamente para el manejo de la presión, reduciéndola o aliviándola, incluyen camas, colchones, cobertores o cojines de asiento.

En este sentido, el fabricante debería aportar información fundamentada acerca de sus indicaciones de uso (tipo de pacientes a los que va destinado, niveles de riesgo, características de las lesiones de los pacientes tributarios de su uso, así como parámetros de efectividad respecto del alivio-reducción de la presión).

Es recomendable utilizar en todos los niveles asistenciales, una superficie de apoyo adecuada según el riesgo detectado de desarrollar ulceras por presión y la situación clínica del paciente.

  •  Paciente de riesgo bajo: Preferentemente superficies estáticas (colchonetas-cojines estáticos de aire, colchonetas-colchones-cojines de fibras especiales, colchones de espuma especiales, colchonetas-cojines viscoelásticos,…)
  •  Pacientes de riesgo medio : Preferentemente superficies dinámicas (colchonetas alternantes de aire de celdas medias,…) o superficies estáticas de altas prestaciones (colchones de espuma especiales, colchones-colchonetas viscoelásticos, …)
  •  Pacientes de riesgo alto: Superficies dinámicas (colchones de aire alternante, colchonetas de aire alternante de grandes celdas, …)
  •  Los pacientes de riesgo medio y alto deberán utilizar un cojín con capacidad de reducción de la presión mientras estén en sedestación.
  •   Existen en el mercado superficies especiales diseñadas para pacientes pediátricos (incubadora, cuna, cama pediátrica) y para adultos.
  •   Considere siempre a las superficies especiales como un material complementario que no sustituye al resto de cuidados (movilización y cambios posturales).

Pueden actuar, como superficies que reducen la presión, no necesariamente por debajo de los niveles que impiden el cierre capilar y como sistemas de alivio de presión, produciendo una reducción del nivel de la presión en los tejidos blandos por debajo de la presión de oclusión capilar, además de eliminar la fricción y cizallamiento.

La clasificación de superficies de apoyo manejada por el GNEAUPP es la siguiente:

Superficies estáticas

Colchonetas-cojines estáticos de aire
Colchonetas-cojines de fibras especiales (siliconizadas)
Colchonetas de espumas especiales
Colchones-cojines viscoelásticos

Superficies dinámicas

Colchones-colchonetas-cojines alternantes de aire
Colchones-colchonetas alternantes de aire con flujo de aire
Camas y colchones de posicionamiento lateral
Camas fluidificadas
Camas bariátricas
Camas que permiten el decúbito y la sedestación

 

Recomendaciones de uso de las superficies especiales de apoyo, según el GNEAUPP:

Uno de los documentos de apoyo del GNEAUPP, recoge las recomendaciones de uso de las superficies especiales de apoyo. Se recomienda su uso como un material complementario que no sustituye al resto de las otras medidas de manejo de la presión (movilización, cambios posturales y protección local). Su uso dependerá del riesgo detectado de desarrollar UPP y la situación clínica del paciente:

  •  Paciente de riesgo bajo: Preferentemente superficies estáticas (colchonetas-cojines estáticos de aire, colchonetas-colchones cojines de fibras especiales, colchones de espuma especiales, colchonetas-cojines viscoelásticos,…).
  •   Pacientes de riesgo medio: Preferentemente superficies dinámicas (colchonetas alternantes de aire de celda medias,…) o superficies estáticas de altas prestaciones (colchones de espuma especiales, colchones-colchonetas
    viscoelásticos).
  •   Pacientes de riesgo alto: Superficies dinámicas (colchones de aire alternante, colchonetas de aire alternante de grandes celdas).
  •  Los pacientes de riesgo medio y alto deberán utilizar un cojín con capacidad de reducción de la presión mientras estén en sedestación.

 

Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP). Directrices Generales sobre Prevención de las Úlceras por Presión. Logroño. 2003 http://www.gneaupp.org/documentos/gneaupp/prevencion.pdf

Sería recomendable que los responsables de la administración facilitaran la adquisición de estas superficies, por el beneficio que puede obtenerse. Su asignación debería depender de las circunstancias sociales y el riesgo del paciente, por lo que se sugiere el empleo sistemático de la escala de valoración de riesgo.

 

Requisitos para las superficies de apoyo:

- Que sea eficaz en la reducción o alivio de presión.
- Que aumente la superficie de apoyo
- Que facilite la evaporación de la humedad.
- Que provoque escaso calor al paciente.
- Que disminuya las fuerzas de cizallamiento.
- Que tenga buena relación coste-beneficio.
- Que sea de manejo y mantenimiento sencillos.
- Que sea compatible con necesidades de reanimación cardio-pulmonar si se requiere.

Bibliografía recomendada:

1 European Pressure Ulcer Advisory Panel (1999). Guidelines on the treatment of pressure ulcers; 1(2): 31-33.
2 National Pressure Ulcer Advisory Panel (1992).
3 Clark M, Defloor T and Bours G (2004). A pilot study of the prevalence of pressure ulcers in European hospitals.
In: M Clark (ed) Pressure Ulcers: recent advances in tissue viability. Salisbury: Quay Books.
4 Data on file.
5 Amlung SR, Miller WL, Bosley LM (2001). The 1999 national pressure ulcer prevalence survey: a benchmarking
approach. Advances in Skin and Wound Care; 14(6): 297-30.
6 Barnett RI and Ablarde JA (1994). “Skin vascular reaction to standard patient positioning on a hospital mattress”.
Advances in Wound Care; 7(1): 58–65.
7 Williams SA et al (1988). Dynamic measurements of Human Capillary Blood pressure. Clinical Science; 74: 507-512.
8 Gunther RA and Clark M (2000). “The effect of a dynamic pressure redistributing bed support surface upon systemic
lymph flow and composition”. Journal of Tissue Viability (Supplement), 10-15.
9 Reswick JB and Rogers JE (1976). “Experience at Rancho Los Amigos Hospital with devices and techniques to
prevent pressure sores”. In: Kenedi RM, Cowden JM and Scales JT eds. Bedsore Biomechanics: Macmillan Press
London.
10 Guttman L (1976). The prevention and treatment of pressure sores. In: Kenedi RM, Cowden JM and Scales JT eds.
Bedsores Biomechanics: Macmillan Press London.
11 Grindley A and Acres J (1996). “Alternating pressure mattresses: comfort and quality of sleep” Brit J Nurse; 5(21):
1303–1310.
12 Keane FX (1978). “The Minimum Physiological Movement Requirement (MPMR) for man supported on a soft surface”
Paraplegia; 16: 383–389.
13 McLeod A (1997). Principles of alternating pressure surfaces. Advances in Wound Care; 10(7): 30-36.
14 Landis EM (1930). Micro-injection studies of capillary blood pressure in human skin. Heart; 15: 209-228.
15 Rithalia S (1997). Know How: Alternating pressure relief. Nursing Times Nov 12th.
16 Clark M (2001). Pressure ulcer prevention. In: M.Morison (ed) The prevention and treatment of pressure ulcers.
Edinburgh: Mosby.
17 Goossens R M (2004). An interim report comparing the technical and physiological performance characteristics of
three alternating pressure air mattresses; Proficare (KCI), DuoCare Plus (Talley Medical) and AUTO logic 200.
Submitted to EPUAP 2005.
18 Data on file 2005.
19 Rithalia S (2004). Assessment of patient support surfaces: principle, practice and limitations. Journal of Medical
Engineering and Technology. In print.
20 Rithalia S (2004). Evaluation of alternating-pressure air mattresses: One laboratory based strategy. Journal of Tissue
Viability; 14(2): 51-58.
21 Van Schie C, Ragunathan S, Rithalia S et al (2004). Heel blood flow studies using alternating pressure air mattress
systems in diabetic patients. Manchester Diabetes Centre, Manchester Royal Infirmary. Diabetes Foot Clinic,
Disablement Services Centre, Withington Hospital. School of Health Care Professions, University of Salford.
22 Malbarin ML, Hendriks B, Wijnands P et al (2004). Prospective randomised controlled trial on use of pressure
decreasing interfaces in ICU patients. Oral presentation at European Society of Intensive Care Medicine 10-13th
October.
23 Folens B (2001). Comparing the cost: A study of the AlphaXcell® alternating pressure mattress overlay system
compared with the Tempur® foam mattress overlay in combination with patient repositioning. Masters Thesis,
University of Ghent, Belgium.
24 Land L, Evans D, Geary A and Taylor C (2000). A clinical evaluation of an alternating pressure mattress replacement
system in hospital and residential care settings. Journal of Tissue Viability; 10(1): 6-11.

Imágenes cedidas por Huntleigh Healthcare y Smith&Nephew